Viaja a Sudán con Rift Valley

Viajar a Sudán

Sudán del Norte vio nacer a los reyes de la “dinastía kushita”, más conocida como la de los “faraones negros” (XXV Dinastía, c. 747-664 a.C.). Viajar hasta este país es descubrir templos, tumbas y pirámides desparramados entre las arenas del desierto y deambular en solitario entre las ruinas de una civilización desaparecida. Ir a Sudán es descubrir la belleza paisajística que ofrece las cataratas del Nilo, el Desierto de Nubia y el de Bayuda, y conocer y entrar en contacto con el pueblo sudanés, cuya bondad y gentileza conquista al viajero.

Razones para viajar a Sudán

  • Inmersión en la antigua civilización “kushita”
  • Dormir frente las pirámides de Meroe
  • Ver las cataratas del Nilo en su estado puro y salvaje
  • Contemplar el templo de Amenhotep III en Soleb, ausente de turistas
  • Visitar templos consagrados al dios egipcio Amón
  • Pirámides de adobe y piedra repartidas en distintas necrópolis
  • Ver el amanecer y atardecer en Dyebel Barkal, la montaña sagrada
  • Recorrer el Desierto de Nubia y el de Bayuda y contemplar desde allí noches estrelladas.
  • Museo Arqueológico Nacional de Khartoum

Toda la información necesaria para viajar a Sudán

Visado

Es necesaria una carta de invitación para poder obtener el visado a la llegada en el aeropuerto. El pasaporte debe tener una validez de al menos 6 meses.

Moneda

Libra Sudanesa
La libra sudanesa es la moneda legal actual en Sudán.

Sanidad-Vacunas

Rift Valley aconseja asesorarse por los centros internacionales de vacunación antes de iniciar el viaje.

Festividades

1 de enero es el día de la Independencia. Debemos tener en cuenta el mes de Ramadán (consultar calendario lunar, ya que varía cada año).

Clima

Recomendable viajar durante cualquier época del año… aunque los veranos en Sudán son muy calurosos.

Alcohol

En Sudán está prohibido el alcohol. Desde la implantación de la Sharia, la tenencia de bebidas alcohólicas está muy perseguida.

Baggara
Los baggara (también conocidos como los “árabes shuwa”) son un pueblo beduino nómada y ganadero. Durante la estación de lluvias se desplazan a las zonas donde encuentran pastos para su ganado y durante la estación seca se dirigen a las riveras fluviales. La mayoría de los baggara son musulmanes

Nubios
Sudán del Norte es, ante todo, el país de los nubios, un pueblo de origen nilo-saheliano que lleva cultivando las riberas del Nilo desde hace al menos cuatro mil años. Hoy son musulmanes y el mestizaje con la etnia árabe dominante en el país es muy alto.

Beja
Los beja –o bedawiyet– son otro de los pueblos nómadas que vive principalmente en las montañas de la costa de la mar Rojo, en Sudán. Tienen fama de ser poco hospitalarios, conservadores y muy leales a su clan.

Fur
Los fur son el grupo étnico nómada que habita en la parte Oeste de Sudán. Es un pueblo agrícola activo (principalmente cultivan el mijo), aunque pueden también criar ganado, pero en todo caso y mayoritariamente es un pueblo sedentario. Su organización social es muy tradicional y se gobiernan por el grupo de ancianos del pueblo.

Masalit
Los masalit son un grupo tribal de Darfur, la región situada en Sudán occidental. Viven en cabañas de adobe y sobreviven a base de una agricultura de subsistencia.

Nuba
Los nuba son un grupo étnico que se localizan en las “montañas Nuba”, situadas en el sur de Kordofán, la provincia sur del Sudán. Se llaman a sí mismos la “gente de las colinas”, dado el lugar que habitan, y sus poblados son permanentes (al contrario de muchos de sus vecinos de las llanuras) porque en las colinas nunca falta el agua.

Rashaida
Los rashaida son una tribu que habita la región noreste del Sudán. Los Rashaida mantienen su vestimenta tradicional, cultura, costumbres, razas de camellos y práctica del Islam sunita. Las razas de camellos de carreras de la tribu Rashaida son apreciados por todo Sudán y la Península Arábiga y suelen obtener precios muy altos por ellos.

Pirámides de Meroe
Los soberanos meroíticos (c. 300 a.C.-350 d.C.) se hicieron enterrar en la necrópolis muy próxima a la antigua capital de Meroe. Bellas estructuras piramidales –profusamente egiptizadas- desconciertan al viajero. El acceso a las cámaras funerarias se realiza mediante una escalera excavada en la roca y oculta bajo la arena. En las pirámides de Meroe vemos la marcada influencia egipcia en cuanto a las prácticas y rituales funerarios, así como en la decoración de las capillas.

Dyebel Barkal (Karima)
La antigua ciudad de Napata fue la primera capital del Reino d Kush y estuvo directamente asociada al gran oráculo y santuario de Amón situado a los pies de la “Montaña Pura o Sagarada” de Kush o Dyebel Barkal (entre la tercera y la cuarta catarata). El mito cuenta, que la cobra Ureus egipcia protectora de los antiguos faraones egipcios salió de esta montaña sagrada, hecho por el cual, Dyebel Barkal se convirtió en lugar de peregrinación ya en la antigüedad. Dyebel Barkal cuenta con los restos de 13 templos, 3 palacios y un grupo de pirámides meroíticas.

Necrópolis de El-Kurru y Nuri
El-Kurru fue el lugar de enterramiento napatiense más temprano (c. 900-650 a.C.), en donde se descubrieron las tumbas de los antecesores de los reyes de Napata. Allí, el viajero puede acceder al interior de alguna de sus tumbas, y contemplar los bellos relieves y pinturas que aparecen en los muros de las cámaras funerarias. Posteriormente, el faraón Taharqa trasladó e inauguró la necrópolis real de Nuri, donde todavía hoy día pueden contemplarse sus pirámides.

Defuffa en Kerma
Enorme estructura de adobe de 19 metros de altura con escaleras que conducen a la cima, el “Defuffa occidental”, que fue el principal complejo religioso del Reino de Kerma. El complejo, que se halla rodeado de las estructuras de talleres, edificios públicos, palacios y casas, combina la arquitectura egipcia y Nubia.

Grabados rupestres
En Sebú se pueden contemplar unos grabados rupestres considerados de los más ricos de todo Sudán. En ellos se puede observar una rica fauna animal y la representación de unas embarcaciones que muestran la importancia que para los autóctonos tuvo el hecho de dominar el Nilo ya desde la antigüedad.

Templo de Amenhotep III en Soleb
En Soleb, Amenhotep III erigió un importante templo consagrado a la divinidad egipcia Amón para mostrar su enorme poder. El de Soleb es considerado para muchos el más bello de los templos egipcios erigidos en Sudán.

Parque Morgan
Una de los fenómenos naturales que puede contemplarse en Khartoum, la capital sudanesa, es la maravillosa confluencia del Nilo Azul (que proviene de Etiopía) y el Nilo Blanco (que nace en África central, en la región de los Grandes Lagos) para fluir juntos por el desierto en dirección a Egipto.

Tercera Catarata del Nilo
Cerca de Tombos, un tramo del río se trasforma en aguas bravas y se parece más a rápidos que a las tranquilas aguas que estamos acostumbrados del Nilo. En dicha catarata pueden observarse la formación de pequeños islotes rocosos y piedras que salen del lecho del Nilo.

Colonia de termitas
A través del Desierto de Bayuda, de Omdurmán dirección a la ciudad de Dóngola, se encuentran interesantes colonias de termitas dispersas por el desierto.

Desierto de Bayuda
En él pueden observarse paisajes de ensueño, con preciosas y espectaculares dunas de arena. Este desierto es parte de la ruta tradicional de 40 días de las caravanas de camellos que van en dirección a Egipto, de manera que, es posible cruzarse con caravanas durante su recorrido y hasta encontrarte esqueletos enteros de camellos dispersos por la arena del desierto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies