Etnia babongo

También conocidos como “las personas del bosque”, los babongo se autodenominan como los primeros habitantes del planeta y muchos antropólogos les consideran creadores de la religión bwiti. Ceremonia en la que se consume la corteza de iboga, cuyas propiedades alucinógenas transportan a los participantes a un estadio de sabiduría superior. 

Para ellos, el iboga es el “árbol del conocimiento” que nació en el jardín del Edén. Sus efectos pueden durar hasta 5 días, algo que para algunos consumidores ha supuesto la muerte. Según palabras de los propios babongo, al consumir su raíz y su corteza, las personas viajan a un mundo interior en el cual se encuentran los principios del conocimiento más profundo. En ese proceso, su alma se libera para encontrarse con los animales y las plantas que habitan en el bosque. De esta manera alcanzan el máximo desarrollo espiritual posible, necesario para celebrar el ritual de iniciación.

Una ceremonia que dura hasta 3 días, en los que los jóvenes protagonistas del evento experimentan el paso a la edad adulta. Pasadas las primeras 24 horas desde el primer consumo de iboga, los iniciados son bañados en las aguas del río más cercano antes de que los ancianos le animen a consumir una nueva dosis. A partir de ese momento se desata un compendio de bailes, cánticos y euforia comunal, que acompañan a las alucinaciones del joven hasta bien entrada la noche. Será entonces, bajo el resplandor de las llamas de las antorchas, cuando los jóvenes cuenten a los ancianos todo lo que han visto en el interior de sus mentes. Una fuente de conocimiento que se comparte mientras uno de los ancianos poda las ramas de un árbol sagrado, matombi, en señal de purificación de todos los problemas que atañen a la comunidad.

Los aproximadamente 12.000 babongos que viven en Gabón, siguen siendo considerados habitantes de segunda clase. Personas sin derechos. La mayoría viven entremezclados con las poblaciones bantú y se ven obligados a adentrase en la selva para conectar con el origen de su cultura. El lugar en el que habitan los espíritus macois. Las almas temidas que hace miles de años caminaron junto a ellos entre la espesura de los bosques ecuatoriales. Cuando todavía podían sentirse los primeros habitantes del planeta. 

Descargar intinerario

Introduce los siguientes campos para poder enviarte el programa completo:

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Valor seleccionado: 0
Solicitar información
Abrir chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola soy Tomás de Rift Valley Expeditions
¿En qué puedo ayudarte?