Etnia bassa

Aquellos que les conocen, saben que su nombre significa: compartir o remuneración. Una identificación cuyo origen reside en un suceso legendario que tuvo lugar en un pasado remoto. Cuando los hijos de un ancestro llamado Mban, se enfrentaron entre sí mostrándose reacios a compartir la carne de una serpiente que habían capturado. Una vez solventada la disputa, ambos fueron llamados bassa. Así es como este pueblo explica el origen de su existencia.

Los antropólogos creen que llegaron hasta Camerún procedentes de las tierras de Egipto y Sudán. Una gran migración forzada por desastres climáticos, invasiones extranjeras y la amenaza de mercaderes de esclavos que les empujaron hasta el territorio camerunés Ngog Lituba, junto a la cuenca del río Liwa.

Un pueblo desplazado, que desarrolló profundas convicciones anticolonialistas con las que se enfrentó a las sociedades europeas que irrumpieron en Camerún. Choque del que salieron mal parados, viéndose sometidos a trabajos forzados y a una esclavitud que permitió a los alemanes construir la línea ferroviaria Douala-Yaoundé. Hechos que solo consiguieron crispar más una rivalidad que permaneció vigente hasta el 1 de enero de 1960, cuando Camerún consiguió la independencia.

Hoy los bassa mantienen vivas sus tradiciones artesanales como la fabricación de máscaras, tallas y esculturas con las que representan la iconografía de sus dioses. Y siguen cocinando su gastronomía tradicional con platos como el pan de calabaza llamado mitoumba o la salsa de bongo. Delicias que probablemente degustó Samuel Eto’o durante su infancia, antes de convertirse en un jugador de fútbol internacional.

Solicitar información
Abrir chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola soy Tomás de Rift Valley Expeditions
¿En qué puedo ayudarte?