Etnia Bunyoro-Kitara

El Reino de Bunyoro-Kitara es actualmente lo que queda del poderoso imperio que un día fue. En esos momentos gloriosos, el imperio incluía los actuales distritos de Masindi, Hoima, Kibaale, Kabarole y Kasese; también algunas partes de la actual Kenia occidental, el norte de Tanzania y el Congo oriental. 

Los motivos por los cuales un poderoso imperio como el de Kitara fue disminuyendo y convirtiéndose en un despoblado y subdesarrollado reino son muchos y variados. Se explicaría si analizamos que durante muchos años sufrió una marginación orquestada, intencionada y maliciosa que se remonta a la época colonial. En este momento histórico los Bunyoro se resistieron a la dominación colonial bajo el reinado del rey Kabalega hasta que este fue apresado y enviado al exilio en las islas Seychelles.

Con la captura de Kabalega, el reino se quedó con un ejército debilitado y muy tocado social y económicamente, algo de lo que no se recuperaron nunca. La opresión colonial no se detuvo solo con la captura de su rey, sino que continuó con un genocidio continuado y sistemático contra todo el pueblo Bunyoro, en un esfuerzo continuo por reducirlos masacrando masas, despoblando extensiones de tierra fértil u obligándolos a cultivar productos como el tabaco o el algodón, a expensas de dejar de los cultivos de alimentos. La enfermedades y epidemias que vendrían de fuera del reino, como la sífilis, harían el resto del trabajo.

Los habitantes de Bunyoro también se conocen como Nyoro o Banyoro (singular: Munyoro) (“gente de Bunyoro”); la lengua hablada es el Nyoro (también conocido como Runyoro). En el pasado, la economía tradicional giraba en torno a la caza de elefantes, leones, leopardos, y cocodrilos. Actualmente, los Banyoro son agricultores que cultivan plátano, mijo, mandioca, batata, algodón, tabaco, café y arroz, y son principalmente de religión cristiana.

Omukama de Bunyoro es el título de los gobernantes del reino africano central de Bunyoro-Kitara. El reino duró como un estado independiente desde el 16 hasta el siglo 19. El Omukama de Bunyoro sigue siendo una figura importante en la política de Uganda, especialmente entre las personas Banyoro, los cuales ven en él aún a su auténtico jefe.

El Palacio Real, llamado Karuziika Palace, se encuentra en Hoima. El rey actual es Omukama Salomón Iguru I y su esposa es la reina o Omugo Margaret Karunga. El rey está asistido por su director de gabinete, un gabinete de 21 ministros y una Orukurato (Parlamento).

En su apogeo, Bunyoro-Kitara controlaba casi toda la región entre el Lago Victoria, Lago Edward, y el lago Alberto. Bunyoro subió al poder y controlaba varios de los lugares más sagrados de la región, como la salina Kibiro en el de Lago Alberto. También la región contaba con muy buena calidad de la metalurgia, lo que los dotó del poder militar y económico más fuerte en la zona de los Grandes Lagos.

Bunyoro comenzó a declinar a finales del siglo XVIII debido a las divisiones internas. Los Buganda ganaron las regiones Kooki y Buddu de Bunyoro al final del siglo. En la década de 1830, la gran provincia de Toro se separó del reino, perdiendo de ese modo la mayor parte de las salinas de Kibiro. Al sur, Ruanda y Ankole ambos fueron creciendo rápidamente, haciéndose cargo de algunos de los reinos más pequeños que habían sido vasallos de Bunyoro.

Así, a mediados del siglo XIX, Bunyoro (también conocido como Unyoroen en ese momento) era un estado mucho más pequeño, aunque todavía era rico debido a los ingresos generados gracias al control de las rutas comerciales sobre el Lago Victoria y los vínculos en la costa del Océano Índico. En particular, Bunyoro obtuvo beneficios del comercio de marfil. Esta actividad comercial, muy volátil, los llevará a una lucha armada con los Baganda.  Como resultado, la capital fue trasladada de Masindi a la Mparo. Tras la muerte de Omakuma Kyebambe III, la región experimentó un período de inestabilidad política en la que dos reyes gobernaron en un entorno político convulso.

En julio de 1890, hubo un pacto mediante el cual se le cedió todo el norte de la región del Lago Victoria de Gran Bretaña.  En 1894 Gran Bretaña declaró la región como su protectorado. En alianza con Buganda, el rey de Bunyoro Kabalega resistió los esfuerzos de Gran Bretaña, con el objetivo de tomar el control del reino. 

Sin embargo, en 1899,  Kabalega fue capturado y exiliado a la Seychelles, y Bunyoro fue anexada posteriormente al Imperio Británico. Debido a la resistencia de los Bunyoro a los británicos, se le dio una parte del territorio del reino de Buganda y Bunyoro a Toro.

El país fue puesto bajo el gobierno de los administradores de Buganda. Los Banyoro se sublevaron en 1907; la revuelta fue sofocada, y las relaciones fueron mejorando un poco. Después de eso, la región se mantuvo leal a Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial y, por ese motivo, se firmó un nuevo acuerdo en 1934 dando a la región mayor autonomía. Actualmente, el reino de Bunyoro permanece como uno de los cuatro reinos constitutivos de Uganda, junto con Buganda, Busoga y Toro.


Los Banyoro eran tradicionalmente un pueblo polígamo en el que, además, era bastante común el divorcio. Debido a esto, el pago de la dote a la familia de la niña no se da normalmente hasta después de varios años de matrimonio. El sexo prematrimonial también era muy común.

Todas las familias eran gobernadas por el hombre mayor de la familia (Llamado Nyineka), y el pueblo estaba dirigido por un anciano que ejercía de líder y que era especialmente elegido por todos los ancianos del pueblo. Este líder era conocido como un W’omugongo Mukuru.


Hasta que no pasaban unos meses, no se le daba un nombre al bebé nacido. Normalmente el nombre lo elegía un pariente cercano, pero el padre siempre podía tomar la decisión final y decidirlo. Se les daba dos nombres: un nombre personal, y uno tradicional (Mpako). Los nombres se relacionaban a menudo con características específicas sobre el niño, circunstancias especiales alrededor de su nacimiento o como una forma de honrar a un ex miembro de la familia. La mayoría de los nombres son palabras reales de la lengua Nyoro.

La muerte se relacionaba con la magia negra, con los fantasmas, lo oscuro. También se creía en los males de ojo, en la posibilidad de poder hacer daño a otras personas utilizando magia negra y se tenía la imagen de la muerte como si fuese un ser real. Cuando una persona moría, la mujer más vieja de la casa era la encargada de limpiar el cuerpo, cortar el pelo y la barba, y cerrar los ojos de los difuntos. El cuerpo se dejaba expuesto para que lo pudieran ver, a las mujeres y a los niños se les permitía a llorar por la pérdida, pero se les prohibía a los hombres.

En caso de que el muerto fuese el jefe de la familia, una mezcla de granos (llamada ensigosigo) se le colocaba en la mano. Sus hijos tenían que tomar una pequeña parte de este grano y se lo comían, en un acto simbólico de traspaso de poderes mágicos.

Después de uno o dos días, el cuerpo sería envuelto en tela y una serie de ritos se llevarían a cabo. Estos ritos sólo eran para los jefes de familia:

  • El sobrino debía derribar el poste central de la cabaña y tirarlo en el centro del recinto.
  • El sobrino también tomaría el arco y el tazón para comer del difunto y lo arrojaría junto el palo.
  • La chimenea de la cabaña se apagaría.
  • Una planta de banano (matoke) de la plantación familiar y una olla de agua también se agregarán a la pila, junto con todo lo demás.
  • Un gallo familiar se sacrificará.
  • Se castrará al toro principal de la familia para evitar que se aparee con durante el periodo de luto. Después de cuatro días de luto, el toro se matará y se comerá terminando así el período de luto.

La casa del difunto no se volverá a utilizar. El entierro no se hará a mediodía, ya que se consideraba peligroso que el sol brillase directamente sobre la tumba. A medida que el cuerpo se lleve hacia la tumba, se les pedirá a las mujeres que moderen su llanto, y se les prohibirá totalmente llorar una vez llegado a la tumba. 

También se les prohibirá participar en los funerales a las mujeres embarazadas, ya que se creía que las fuerzas mágicas negativas relacionadas con el entierro podrían afectar al feto y este podría no sobrevivir. Después del entierro, la familia se cortará un poco el pelo para ponerlo en la tumba, también todos los participantes se lavarán a fondo, ya que se creía que las fuerzas mágicas negativas podrían dañar los cultivos si no se purificaban bien.

Si los difuntos tenían un resentimiento o cualquier otro asunto pendiente con otra familia, se les rellenaba la boca y el ano con arcilla, para evitar así que el fantasma pudiera salir del cuerpo a intentar solucionar esos asuntos.

Abrir chat
1
Soy Tomás, ¿Necesitas ayuda?
Hola soy Tomás de Rift Valley Expeditions
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by