Etnia somba

Afincados en la cordillera de Atakora, se cree que llegaron hasta Benín durante el siglo XVI. Su nombre significa desnudos aunque también se les conoce como batamaribas, que significa aquellos que son los verdaderos arquitectos de la tierra.

Un apodo ganado a pulso gracias a la destreza con la que dan forma a sus hogares tradicionales. Construcciones de dos alturas en las que la planta baja les permite guardar su ganado, la primera planta les sirve como dormitorio y granero y la segunda, bajo la cavidad del tejado, como lugar de conversación.

Un arte que va más allá de sus hogares. Dentro de la etnia existen los llamados otommaiis, arquitectos encargados de la construcción de sus famosos castillos takyentas. Fortalezas levantadas con barro y coronadas en sus esquinas por grandes torres, que sirvieron de refugio a miles de personas ante los ataques invasores y las amenazas de los depredadores. Lugares seguros en los que también encuentran cobijo las almas de los fallecidos, ya que los somba creen que los espíritus de los difuntos viven en los altares colindantes a dichos templos.

Ancestros a los que venerar y respetar, cuyo origen más primigenio procede del subsuelo. Bajo su perspectiva animista, los primeros ancestros nacieron de los huevos de una gran serpiente subterránea. Esa es la esencia del mito de la creación de los somba y el origen de los “hijos de la serpiente”.

Solicitar información
Abrir chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola soy Tomás de Rift Valley Expeditions
¿En qué puedo ayudarte?