Peinados africanos, tradiciones arraigadas

En las tierras de Angola, los peinados de las tribus adquieren una importancia trascendental. Más que simples expresiones estéticas, estos peinados son portadores de tradiciones centenarias, manifestaciones de identidad cultural y testimonios visuales de historias y valores transmitidos de generación en generación. Sumergirse en estas comunidades es adentrarse en un mundo donde los peinados son mucho más que adornos capilares. Son símbolos de arraigo, resistencia y pertenencia.

El pelo es maleable y se adapta fácilmente a la creatividad humana en multitud de apariencias expresivas creando estilos, identidades e incluso estatus dentro de un grupo. Estos estilos de peinado no solo perduran en el tiempo, sino que también se establecen como fuentes de inspiración, cargados de simbolismo arraigado en las tradiciones tribales. Así, desempeñan un papel fundamental en la preservación y transmisión de la herencia cultural a lo largo de generaciones.

La elaboración de estos peinados perdura como una práctica realizada entre amigos y familiares de confianza, siendo un acto importante que demanda dedicación y tiempo. Este compromiso en la creación del peinado también fortalece los lazos afectivos. Al aventurarnos por el sur de Angola, la magnitud de la riqueza cultural se manifiesta en la relevancia de los peinados que adornan a las diversas comunidades tribales. En ocasiones, la observación de estos distintivos peinados nos indica de manera elocuente que hemos traspasado fronteras étnicas, sumergiéndonos así en la diversidad de este fascinante territorio.

En las etnias del sur de Angola, los peinados pueden indicar el estatus social de una persona o incluso su edad. Por ejemplo, ciertos estilos pueden ser reservados para los ancianos, mientras que otros son más comunes entre los jóvenes.

Los peinados a menudo desempeñan un papel crucial en los ritos de paso como el fico y ceremonias importantes en las etnias del sur de Angola. El cambio de peinado puede marcar la transición de la adolescencia a la edad adulta o indicar la participación en eventos ceremoniales específicos.

Las técnicas de peinado y los estilos específicos pueden haber sido transmitidos durante siglos, preservando la rica historia y cultura de una tribu.

En resumen, los peinados en las tribus africanas son mucho más que simplemente prácticas estéticas. Son expresiones profundas de identidad cultural, social y espiritual.

Las mujeres muhila, por ejemplo, aderezan su cabello con una pasta amarillenta que logran de moler una piedra, aplican una mezcla de aceite, corteza de árbol, estiércol de vaca seco y hierbas. Además, adornan su pelo con cuentas de plástico y conchas de cauri. Afeitarse la frente es considerado un signo de belleza, y las trenzas en forma de rastas, llamadas «nontombi», son parte distintiva de su estilo. Cortar algunas de estas trenzas se utiliza para indicar la pérdida de algún familiar.

A lo largo de su vida, las mujeres de la etnia himba modifican su estilo de peinado acorde a su edad o estatus. Desde la infancia, llevan dos trenzas hacia adelante, un distintivo que perdura hasta la ceremonia que marca su transición a la edad adulta. En este momento trascendental, las jóvenes himbas adoptan un estilo con largas trenzas rojizas, a las cuales incorporan extensiones de lana, cuerdas e incluso mechones de cabello natural. Estas largas trenzas ofrecen plasticidad para el baile, haciéndolas girar como las aspas de un helicóptero, pero también brindan la posibilidad de dejarlas caer sobre el rostro, creando así un velo natural que añade un toque de misterio y encanto a su presencia.

Las mujeres mucubal, embajadoras del color, desafían lo convencional con sus tocados imposibles confeccionados con coloridas telas que danzan al viento.

peinado etnia mucubai Angola

Mientras tanto, las mujeres humbe tejen historias a través de sus anillos redondos que adoptan forma de orejas, creando una armonía visual que conecta con sus raíces ancestrales.

Las mujeres muhacaona, por su parte, destacan por sus peinados, verdaderas obras maestras, confeccionados como cascos compactos. Estos intrincados diseños son el resultado de la destreza de estas mujeres, que mezclan grasa y trozos de madera quemada para esculpir sus cabellos en formas únicas. En la parte trasera, pequeños cilindros confeccionados con latas de refresco añaden un toque contemporáneo a esta expresión ancestral.

Los imponentes moños de las mujeres nguendelengo, conceden a sus cabezas un volumen vistoso. Valiéndose de trozos de ramas como aliados creativos, estas mujeres dan vida a estructuras que lucen con elegancia. Cada moño, más allá de ser simplemente un peinado, cuenta una historia única.

Y es que, en el sur de Angola, la tierra toma vida a través de la creatividad de sus mujeres con cada peinado. Narran la rica historia de las tradiciones, identidad y un espíritu indomable. En cada rincón, se entrelaza un tapiz de cultura y resiliencia, donde la belleza se manifiesta en la diversidad de peinados que adornan sus cabezas, portando la esencia de un legado perdurable a través del tiempo.

Texto: Toni Espadas
Fotos: Toni Espadas y Tomás López

Interacciones con los lectores

Dejar un comentario

Solicitar información
Abrir chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola soy Tomás de Rift Valley Expeditions
¿En qué puedo ayudarte?