Templo de Ouidah

Cuenta la leyenda que en el año 1700, el rey de la ciudad de Ouidah en Benín, se refugió en las profundidades de los bosques para salvar sobrevivir al ataque de sus enemigos. Una huída en la que las pitones de la selva le ayudaron a pasar desapercibido y a no caer en las manos de quienes querían matarle. 

Desde entonces, un templo dedicado a las serpientes fue construido en Ouidah. Un espacio sagrado que hoy supone una visita obligada para los viajeros de medio mundo que quieren saber un poco más sobre las creencias del vudú. En el interior del templo, un foso circular alberga más de 60 pitones reales que cada año son liberadas para que puedan alimentarse en las inmediaciones de la localidad. 

Venerados y respetados por las familias de la zona, estos seres considerados mágicos, son devueltos al foso antes de participar en un festival en el que la ciudadanía contacta con sus ancestros a través de la figura de las serpientes. 

Porque por estas tierras son muchos los que creen que tiempo atrás, una gran serpiente de arcoíris llamada Dan fue la encargada de mediar entre el reino de los vivos y los muertos.

Te puede interesar

Descargar itinerario

Introduce los siguientes campos para poder enviarte el programa completo:

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Valor seleccionado: 0
Solicitar información
Abrir chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola soy Tomás de Rift Valley Expeditions
¿En qué puedo ayudarte?