Desierto de Ennedi

Conocido como el último hogar de los leones del Sáhara, este desierto de figuras rocosas imposibles se encuentra ubicado al nordeste de Chad.

Un gran macizo de cañones de roca que alberga en su interior bellas lenguas de arena y charcas de agua llamadas “gueltas”. Fuentes de vida subterráneas que generan piscinas naturales permanentes, esenciales para que los pastores nómadas y la biodiversidad del lugar no fallezcan bajo el ardiente sol del Sáhara. Bellos espejos en la inmensidad de un desierto, que se han convertido en el hogar de cocodrilos enanos y parada obligatoria para los sedientos oryx blancos, monos, avestruces, gacelas, chacales y casi 200 variedades de aves migratorias.

Imponentes arcos de piedra erosionados por los vientos y la lluvia superan los más de 120 metros de altura. Colosos de piedra, como las torres de Oumina o el Arco Elefante, que esconden a sus pies maravillosas pinturas rupestres con más de 7000 años de antigüedad. La prueba de que nuestros antepasados quisieron dejar una huella imborrable en la historia humana.

Ancestros cuyos espíritus siguen vivos entre los cañones de Ennedi y a quienes la etnia tubu sigue venerando en este Patrimonio de la Humanidad.

Te puede interesar

Solicitar información
Abrir chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola soy Tomás de Rift Valley Expeditions
¿En qué puedo ayudarte?