Parque Marino de Dahlak, Eritrea

Rodeadas por las aguas turquesas del Mar Rojo, dos grandes islas y 124 islas menores forman el archipiélago de Dahlak. Una perla escondida frente a la costa este de Eritrea, en la que habitan unos 2500 Afar dedicados al oficio de la pesca, la recolección de pepinos de mar y el pastoreo de cabras y camellos. La visita perfecta para aquellos que sueñan con conocer un mundo aparte, en el que humanos y animales comparten espacio físico y espiritual. 

En sus arrecifes de coral habitan tortugas marinas, mantarrayas, delfines y dugones. Los animales que dieron origen al mito de las sirenas y que provocan un recuerdo imborrable en la mente de aquellos que bucean junto a sus colas.

Fuera del agua, sobre las finas arenas de sus playas, trotan con elegancia cientos de gacelas veneradas por los locales. En la cultura Afar, se cree que los dioses provocan la lluvia para saciar la sed de los animales y que aquellos que las cacen recibirán como castigo una terrible sequía.

Reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, este archipiélago cuya isla principal recibe el nombre de Dahlak Kebir, respira retazos de historia en cada una de sus playas, puertos, aldeas y llanuras. Durante el siglo I fueron conocidas por los griegos como Las Islas de Alalaiou y cuentan los escritos del Periplo del Mar Eritreo, que desde allí se exportaban perlas y caparazones de tortugas a todo oriente. 

Se cree que sus habitantes fueron los primeros de toda África Oriental en convertirse al islam, hasta erigirse en el siglo VII como un estado musulmán independiente. A partir de entonces, el archipiélago estuvo en manos de Yemen, el reino de Abisinia, el Imperio Otomano, los colonos italianos y las fuerzas militares de Etiopía.

Una joya marina que invita a soñar a todos aquellos que buscan sorprenderse tanto dentro como fuera del agua.

Te puede interesar

Solicitar información
Abrir chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola soy Tomás de Rift Valley Expeditions
¿En qué puedo ayudarte?